Los lectores USB de proximidad facilitan la tarea de dar de alta las tarjetas de los empleados en el software y en los relojes. En el propio ordenador donde se encuetra instalado el software se instala el lector USB y se hace la recogida de tarjetas. Una vez recogidas, se envían las tarjetas a los equipos a través de Ethernet.